Un mundo de villanos…

¿Quieres saber cómo obtuve estas cicatrices? Mi padre era un alcohólico y un demonio. Una noche se puso más loco de lo normal, y mami agarró un cuchillo de cocina para defenderse. Bueno, a papi no le gusto mucho eso. Ni un poquito. Así, mientras yo observaba, tomó el cuchillo y reía mientras la rebanaba. Y luego me vio y dijo: “¿Por qué tan serio?” Y mientras caminaba hacia mí volvió a preguntar: “¿Por qué tan serio?” Y poniendo el cuchillo en mi boca dijo: “¡Pongámosle una sonrisa a esa cara!”.

(El Joker, El Caballero Oscuro)

Sigue leyendo

Anuncios